Es Amargo…

Es Amargo darse cuenta,

    – al fondo del pasillo cuelga un alma

que no sabe del paso del tiempo-

     y ,  de  nuevo, volver a cerrar los ojos.

  Es amargo saber lo que no debías saber

si tienes la esperanza de ser uno más,

sin aspiraciones nubosas, solo la carne y el sueño.

Uno más. Y diluirte , sin disfraz,

entre la gente que observas a diario desde el alféizar.

  Admitir la derrota no es cobardía

te lo enseña la historia de tus padres:

¡las posibilidades de triunfo no existen!

y hay que seguir viviendo entre las piedras

y hay que seguir muriendo con las manos sin dedos

  Tengo las uñas de goma plástica

los labios están pintados sobre mi cara .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *