De tus dedos puedes nacer

De tus dedos puedes nacer

si sabes sentir.

       Deja que llore por el llanto

(déjame arrancar las nubes)

espera a que consiga

lo que no me dejaron por herencia.

Y ya, desde aquí,

te cito,

que tenemos que saber

del porqué del fracaso

¿del porqué del olvido?.

 Y volver a encontrarnos

es la hora.

 

De tus dedos puedes nacer

si quieres sentir

Déjame adivinar

dónde te escondes

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *