Cierro los ojos

  Cierro los ojos:

cien sueños en marabunta cerebral,

mi libertad :Ulises

ellos: yo

(no recuerdo quién volvió la cabeza,

si fue Ulises he perdido)

   Encadenado,

somnolienta odisea sin control consciente,

libre de cabeza, tronco y extremidades,

solo un dado de mil caras revolviéndose en mis estómago.

    El sueño vuela.

    Manos crispadas al amanecer,

algo de sudor frío en la espalda

y tan sólo un leve recuerdo de vida espacial.

    La estrella ya es sol

pero alguna luz eclipsa a la estrella.

    Una mano se extiende bajo las sábanas

buscando el placer directo.

    No solo de sueños vive el hombre.

    Es un juego de azar

              AMALIO GRAN

                   14-5-80—–I’30

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *