No es solo la madrugada

No es solo la madrugada,

– ni la luz nueva-

     No es solo empezar por la a

– ni acabar por la z-

     No es la libertad

-ni enjaular la sombra de un árbol-

Es, que nadie recuerda

los momentos de poco a poco.

No es la mano abierta

-ni el agua-

Pero tampoco, amor, el silencio.

Las bocas están abiertas,

afiladas las gargantas,

¡no es la venganza!

solo el hambre…

Hoy,

palabra obscena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *