En esta noche no hay demonios, no hay noche.

En esta noche no hay demonios, no hay noche.

Miro

A través del cristal heredado:

Un árbol, y otro y otro y otro

La noche no es el amor.

Algunas arterias se hacen mar:

¡ ay de los ahogados !

me acompañan las voces:

cantos y gritos

hacen mi historia.

Aquí hay manos libres.

Las hojas blancas son el pasado.

¡ Adelante ¡

Se crean las cosas …

Se cruzan las miradas…

Se ríen y cantan las bocas…

Otra vida y otra historia.

Quizás

dedos que saltan o aureolas.

Una mano tras otra: las uñas podadas.

No hay demonios ni hay nadie.

Odio amor. Es todo.

Sé algo sobre el amor

Ese amor que hace que la luz luzca

Y que los colores brillen altos.

El amor que hace que las manos

Contengan fuego

Y que los gigantes mueran para dejarnos paso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies