Sé que

Sé que una comerá

devorará mi chaquetón

raído,

besará mi almohadón

destripado de sus plumas,

vigilará mi noche

abrillantada de llanto.

Son la una, las dos,

son tres y cuatro

y suenan a cinco

¿Qué harán sin mi cobijo?

¿Cuál colchón será su cama?

Compraré las flores

soplaré su aliento

sembraré pavor

Sin chocar y dañar

la suavidad

sin quejas de mordaza

                de dé de dedo

sin fé de fecundidad

sin reposar en

búsquedas de

ella.

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *