Dípticos de sonetos tras la barra del bar

FINALISTA: Sandra María Palacios Garrán

 

1.- Encontrando consuelo tras la barra del bar

Tras la barra del bar tiene la vida

un gozoso sabor a ron con cola,

nos tienta la emoción como una ola

por vientos de poniente sostenida.

 

Tras la barra del bar, cualquier herida

no nos hiere tan hondo, nunca asola,

y se siente, de pronto, menos sola

el alma desolada y aterida.

 

Tras la barra del pan, en lo profundo

la soledad se escora a la alegría

y el corazón es menos vagabundo.

 

Tras la barra del bar, quién lo diría,

halla luz y piedad, alivio, el mundo;

y encuentra el solitario compañía.

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *