Bebidas rivales

PREMIO “Poeta Amalio Gran” patrocinado por la Sede Universitaria de la Universidad de Alicante

Alejandro Rafael Alagón Ramón.

 

El soporte recoge la ciudad de botellas

que conviven errantes, sometidas de pronto

al antojo del cliente que reclama un licor,

un brebaje en el limbo de las conversaciones.

 

Redomas que, a  menudo, esconden viejos líquidos,

y alojan la quietud del alcohol que aprende

las miserias de un hombre o las costumbres nómadas

o el territorio oscuro de los seres efímeros.

 

Con el llanto espontáneo del coñac en la copa

se apaga un suspense, la mirada indecisa

del pensador noctámbulo que otea el cansancio

de cada camarera en la barra del bar.

 

Ciudad, villa, arrabal de bebidas rivales,

de frascos que compiten por atrapar el ímpetu

del comensal, del huésped de un mostrador inhóspito

que olvida los fracasos, las confidencias gélidas.

 

Así son las botellas que en su letargo aguardan,

que en su marsupio acogen una gruta insondable.

El camarero arroja un cadáver de vidrio

en el contenedor. Llueve, los perros ladran.

Publicaciones de navegación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *