Solo la pared

Solo la pared frente a mi cama

sabe lo que pienso.

Solo la silla del rincón

 conoce el porqué de mis lágrimas.

Solo el lecho cálido

aborta mis revoluciones.

Las piezas del rompecabezas

empiezan a pensar,

a deformarse: ya no closan entre sí.

Pero…¿es tarde?

Solo el futuro expuesto:

tú y yo en la nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *