II

Arrollados en esta noche

por la soledad,

indescriptiblemente unidos,

absueltos del pecado del trabajo

con argucias de insomnio,

intentamos realidades alcohólicas

para redimirnos de la ilusión da la vida.

Mira las estrellas:

mañana estarán en el mismo sitio.

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *