Archivo de la etiqueta Paisajes

Se ha abierto una pared sin puerta

Se ha abierto una pared sin puerta

de par en par, a cada lado el vacío

y arriba, en el alero, un pájaro

gritando sus amores a las antenas.

El sol ya nada en el cielo y la luna,

tranquila, no ha querido cederle el sitio.

Las terrazas están llenas de cables

y antenas frías, mates como queriendo un color;

mirando por la verde ventana y sobre la tapia

pueden verse, además del gris aún las golondrinas.

 

         24-7-78

(Madrid)

Agua

Es tan bello el río

tan sublime el

agua

agua

agua

 

es agua

agua

agua

tan sublime

el río

 

agua

agua

agua.-

No es solo la noche lo que nos une

No es solo la noche lo que nos une,

ese negror brillante, agujereado

de blanco.

La noche es nuestro mundo,

el día es algo que se arrastra

Todos viven de sol a luna

nosotros sobrevivimos de luz a sol

ES la noche y todo se rompe

Las calles son venas

el oscuro es aire

y el aire es negro.

CRONICAS DE LA CIUDAD SIN SEXO «versión 2» V

Un cataclismo diferente del amor

terremotea entre mis tripas

cada voz que la calle me asalta

en la ciudad sin sexo hecha a nuestra imagen.

-El mate menos brillante

sería foco de locuras iridiscentes.-

 Ni un remanso en el dolor:

sin yerba mis ojos, sin pájaros mi garganta.

 ¿De qué sirven las uñas

si el asfalto rompe uñas, piel, carne y huesos

todas las veces que intentas ararlo?

 En los límites de la ciudad sin sexo salta un grito

no hay oídos que lo recuerden

ni lenguas que lo transmitan

es solo el olvido.

CRONICAS DE LA CIUDAD SIN SEXO «versión 1» V

Un cataclismo diferente del amor

terremotea entre mis tripas

cada voz que la calle me asalta

en la ciudad sin sexo hecha a nuestra imagen.

-El mate menos brillante

sería foco de locuras iridiscentes.-

 Ni un remanso en el dolor:

sin yerba mis ojos, sin pájaros mi garganta.

 ¿De qué sirven las uñas

si el asfalto rompe uñas, piel, carne y huesos

todas las veces que intentas ararlo?

 En los límites de la ciudad sin sexo salta un grito

antes de que mi bota lo aplaste

sin darse cuenta.