CRONICAS DE LA CIUDAD SIN SEXO «versión 1» V

Un cataclismo diferente del amor

terremotea entre mis tripas

cada voz que la calle me asalta

en la ciudad sin sexo hecha a nuestra imagen.

-El mate menos brillante

sería foco de locuras iridiscentes.-

 Ni un remanso en el dolor:

sin yerba mis ojos, sin pájaros mi garganta.

 ¿De qué sirven las uñas

si el asfalto rompe uñas, piel, carne y huesos

todas las veces que intentas ararlo?

 En los límites de la ciudad sin sexo salta un grito

antes de que mi bota lo aplaste

sin darse cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *