En tu nombre

Patria, ¡cuánto dolor tu ser invoca,

cuánta locura a ultranza de tus lides

erige a un hijo salvador y amante

y por secar sarmientos seca vides,

y en tu nombre se lleva por delante

las voces que ocupaban otra boca!

 

Y nada que se oponga a su ceguera

está a salvo de la ira vengadora,

que es tal la ira que a veces ni se espera

y tan ciega que solo se enamora

de la sangre inocente que derrama

mezclando sus ideas con metralla,

derribando murallas y personas.

 

Nada tan gratuito como un vil asesinato

para cambiar el curso de la Historia:

más odio, nuevos hijos a la noria

de la náusea preguntando el motivo,

evitando los ojos de la niebla

que empapa para sí todas las lágrimas:

 

porqué mi sufrimiento, qué memoria

rellenará el vacío de aquel hijo,

el armario del esposo, la gloria

rota de una bandera desplegada.

 

Esteban Torres Sagra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *