Un pájaro de papel en el pecho

Un pájaro de papel en el pecho

Me dice que el tiempo de los besos no ha llegado

Que se ha parado donde la risa, donde el sentir,

Que detenido está donde la brisa se junta con el

mar.

Me dice que los besos ardientes: tus besos

Están llenos de calor, iracundos y desenfrenados,

lujuriosos

Hermanos de las cumbres blancas, de noches únicas

de nubes espumosas

¿Aún castigáis mi corazón repleto de amor?

¿No véis todavía?

La sombra sabe de soledades y de abandonos. Y ve.

Sabe y me dice: que el agua ya no recorre los ríos

Dice que los mares están secos y los aires sucios.

Que la paloma ya no se equivocará, dice que ya no.

Nunca más. No.

El ave con lágrimas de piedra, me dice con voz tenue

Que ya no podrá emprender de nuevo el vuelo. Sus

alas están quemadas.

Que se las quemó la gente honrada, la gente honrada.

Sol!

Y que sus plumas ya no volverán a nacer, al brillo de

las estrellas.

Un pájaro de papel en nuestros pechos

Nos dice que los tiempos del beso, aún no han llegado

Pero nos jura que ya han partido, amor.

Que están en camino, en ruta hacia nuestros ojos

y dice que no pararán hasta llenarlos.

(2 primeras estrofas de Vicente Aleixandre)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *