Tengo una cerveza al alcance de mi mano

Tengo una cerveza al alcance de mi mano.

De mi boca.

Tengo una cerveza al alcance de mi sangre.

De mi alma.

Entre mis dedos saltan lágrimas cuando escribo.

Saltan letras como hombres.

Saltan sin esperar tus manos,

De oscuro a oscuro:

No es solo la noche el olvido

No es solo el negro el olvido.

Hay días y horas de tacto

Toda la vida

Toca la muerte. O vete

Dentro de mí hay un baile estratégico

Desde ya hasta alguna vez.

O aquello. Y lo otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *