¿Cuántas veces hacen falta para hablar de tú a ti?

¿Cuántas veces hacen falta para hablar de tú a ti?
¿Cuántos sentimientos rotos,

destruidos ante la inacción?

¿Es tan duro el arte?

Temo al viento que rompe

El aire de los que escuchan

Temo tu voz

Aquello que se nombra

Y no existe.

Temo al amor.

Temo al saber,

Grande,

De que nunca volveré a oírte

Estamos en el nuevo siglo hace mil años,

Cambiando sus voces por la mía.

Ellos creen que los dedos se mueren solos

Cuando se frotan suavemente y en silencio.

Un fuego como de rosa suave,

Olor que arde, color. Color.

Calienta los huesos del amor.

El amor es la voz

Mis hermanos son las voces

Mis brazos son mi boca

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *