CRÓNICAS DE LA CIUDAD SIN SEXO IV

Al fondo de la noche, el gris.

Por entre la niebla artificial

parpadean luces de vez en cuando:

   Cada luz una vida sumida en la indiferencia.

   Cada luz mil hogares desnudos.

   Cada luz es el reflejo de una luz que ya no existe.

   Camino a través del humo humano

-bajo los cíclopes se aúna la vida-

en compañía de otros colores,

reflejos microscópicos casi anulados

en el monumento de asfalto y hormigón

con que han castrado el frescor cálido del ladrillo.

   Al fondo del gris, el gris.

   Un grito de edificios rompe

nuestros tímpanos de yerba.

   Al fondo de la ciudad, el pueblo sordo.

            AMALIO GRAN -14-9-82

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *