Te amo

Te amo

como se aman las sombras.

Allá el espacio,

aquí los cuerpos.

De un misterio a otro

solo hay un beso,

de un cuerpo a otro cuerpo

solo el vacío.

Y, en medio de los sueños,

otro sueño.

Medito en algo inmedible,

inmutable al tiempo,

absurdo y sereno

como la fe y la fuerza del hombre.

Así: el futuro,

(un ruido por relámpago),

un vertiginoso descenso

de inesperados montes:

un oleaje de incertidumbre

espumeando sobre las posibles verdades.

Te sigo amando

como cada vez que paso la página

de mi libro más querido,

como cada vez que leo mis poesías

o las rompo.

Yo, te amé más allá de lo que otros llaman amor,

con palabras diferentes,

con golpes en el recuerdo, como si fuera el fin.

Tanto como te olvido, te quise.

AMALIO GRAN

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *