En el principio no había dios.

En el principio no había dios.

       En el principio, la evolución no

era controlada por fuerzas ajenas a

ella misma. Y digo esto afirmando

que cualquier logro tanto

físico como psíquico

que se haya alcanzado hasta hoy no

le debe nada- al contrario- a las

fuerzas que teóricamente deberían haberlo

potenciado, como son las iglesias o clanes

místicos (que, lejos de intentar elevar las

facultades anímicas del hombre, se han de-

dicado- y se dedican – a amaestrarlo)

y los autoproclamados defensores de los demás-de los más

débiles-

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies