-Auto-

La capital del mundo soy yo.

Confluyen

los golpes de agua en lágrimas,

los mares en furia, en rabia la tinta,

en tenue histeria la lluvia.

Asumo

el seco calor de la arena

y de la montaña su inalcanzable altura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies