-Auto-

La capital del mundo soy yo.

Confluyen

los golpes de agua en lágrimas,

los mares en furia, en rabia la tinta,

en tenue histeria la lluvia.

Asumo

el seco calor de la arena

y de la montaña su inalcanzable altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *