Algo bueno

Vencidos los páramos

¿dónde queda la gloria?

Los camareros sirven copas de vino y jarras heladas,

y el queso fundido se vierte como lava

sobre pobres gargantas cansadas.

Helado de chocolate con limón

y mujeres hermosas en la playa.

Vestidos de seda y camisas blancas.

Deberían vivir en el cielo,

pero aquí duermen con nosotros,

aquí sacian su sed.

Miro a mi alrededor y veo viajes y miedo,

pero la derrota está aún muy lejos.

Cogemos las maletas con fuerza y lloramos

y seguimos produciendo buena música y buena cerveza.

Ríos de hielo que comienza a derretirse.

Y los pies se levantan un poco del suelo,

lo suficiente para mirar a Dios a los ojos,

y desear vivir el próximo segundo.

Recuerdo jugar al escondite con los demás niños,

los besos,

el delantal manchado

y las ranas del estanque

y veo que el eco de las risas no suena hueco

y la lluvia es dulce cuando cae sobre mis párpados.

La tinta sigue fluyendo

y aunque haya muerto varias veces en esta vida.

Algo más hace falta.

Algo bueno.

         Daniel Díaz Marquiegui

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.