La última defensa

Se averió el GPS

de la luna

y el cielo es una fotocopia

de mi ánimo.

El sueño agotó su batería

y el blíster acabó su contenido

de pastillas celestes.

Maradona discute con Nacha Guevara

o mis ojos están mirando

diferentes canales.

Un gallo con pretensiones de noruego

avisa que llegó la aurora,

a las dos de la madrugada.

Una moto quiebra el silencio

llevando urgencias a otro lado.

Los infiernos deciden instalar

su campamento

y no me queda más defensa que el poema

para llegar a la mañana.              

Juan Pablo Goñi Capurro

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.