Taquicardia

Vencer al miedo y mis taquicardias reflejas

que me entran cuando me explota la cabeza,

escribo llorando, suplicando, rogando

que los versos me alivien,

y cuando llega el final

todo vuelve al mismo sitio

de donde no se podía arrancar;

y sigo odiando mirando al vidrio

mientras me digo

que escriba algo más bonito, más puro

más intenso, más perfecto;

pero acabo siempre volviendo a empezar

igual que cuando me despierto

y siento encima mio el universo,

empiezo de nuevo si mi cuerpo

ya no es lo que siento

empiezo cuando termino

y termino cuando muero,

empiezo comenzando

con lloros muy intensos;

prosigo buscando el alivio

y lo encuentro en medio

de un oasis perdido

en una efímera casualidad;

encuentro aire en un segundo

que vacía y llena de felicidad;

prosigo,

hasta que entro en el éxtasis

de reirme del mundo.

Ignorando mi vida,

haciéndola de mentira.

estando demasiado viva:

con heridas abiertas

que no se curan

solo se infectan.

Cecilia Suárez Lastra

Publicaciones de navegación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.