Poesía 8

Nunca

hubo números

ni pesos ni medidas

bastantes.

¿No te sobró el amor?

 -golpeabas en mis oídos al huir-.

Nunca habrá números.

En la rama rota

bailaba el pájaro.

Cayó.

¿Tendrás alguna vez sombras de amor?

-gemías-.

El número se hizo ceros.

Un millón de multitudes

agolpadas en mis labios:

deberás buscarme en cada beso

-yo

soy todos-.

Y, en cada uno

te sigo mintiendo.

La matemática

(¿cuánto?)

engaña.

Volvamos a empezar:

uno más uno

es la mitad de siempre.

AMALIO GRAN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies